Hoy he estado en el urólogo y me ha dicho que las piedrecitas que tengo me han salido “porque sí”, que no lo asocia a la dieta, aunque suelen presentarse en personas que abusan del pan, la patata y el arros, cosas que yo como, pero no abuso de ellas.
Para bien, me ha dicho que son cálculos que si son pequeños se pueden disolver en el propio riñón o en las vías urinarias, concretamente al ser ácidas, se les pega con una base.
Concretamente me ha recetado un médicamento que se llama Acalka…

que se supone que me tengo que tomar ya de por vida, porque cualquier persona que genere piedras de oxalato cálcico tiende a repetir y volver a generarlas sin haber un porqué.
Las pastillas de Acalka se toman cada doce horas (dos al día) y la mitad de días, es decir, hay que hacer descansos o bien se toman semana sí – semana no, o bien día sí – día no, o bien quincena sí – quincena no. Creo que optaré por esto último.
Además me ha dicho que tome habitualmente un poco de bicarbonato (una punta de cuchillo) disuelto con un litro y medio de agua, que se supone que ayuda a la disolución de las dichosas piedras…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. También cumplimos con la nueva ley de Protección de Datos y la RGPD

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest