Cistouretrografía Miccional Retrógrada Seriada Pediátrica (CUMS)

por | 8 Nov 2012

Índice

¿Qué es la cistouretrografía miccional retrógrada seriada?

Es una prueba de imagen que consiste en administrar contraste diluido a través de un catéter que se introduce por la uretra que luego se retira. Se valora el paso de orina por vejiga y uretra y se diagnostican anormalidades del tracto urinario inferior.

¿Cuáles son las utilidades más frecuentes de este procedimiento?

Detectar el reflujo vesicoureteral, que se trata de una anomalía en las valvas ureterales que no impiden el reflujo de orina desde la vejiga. Se relaciona con infecciones de repetición y otro tipo de molestias. Se aprecia en el 40% de recién nacidos y en el 25% de niños. La mayoría de las veces es congénito o asociado a alta presión en vejiga o a infecciones previas. La alta incidencia en niños con patologías de reflujo detectadas con esta prueba, es el motivo por el que muchos la conocen como “cistouretrografía miccional seriada pediátrica”, aunque no es exclusiva de niños.

¿Cuál es la preparación para la exploración?

Salvo prescripción concreta, la prueba no requiere de ninguna preparación específica, ya que no lleva ni siquiera sedación. En todo caso puede que nos soliciten llevar ropa cómoda e ir desprovistos de objetos metálicos por el tema de las radiografías.

¿Qué tipo de equipo se utiliza?

Mesa movible con tubo fluoroscópico (rayos X) para obtener imágenes a tiempo real que se están visualizando «en directo” en un monitor y van siendo almacenadas.

¿Qué se hace en la exploración?

Se obtienen imágenes radiológicas de densidad aumentada por la administración del contraste para poder detectar y valorar anormalidades.

¿Cómo es el procedimiento?

• Se obtienen imágenes radiológicas de la pelvis y zona renal previas a la introducción de contraste.
• Se limpia y esteriliza la zona genital con sustancias específicas y se introduce un tubo estéril (o una sonda) a través de la uretra hacia la vejiga. El tubo se conecta a una bolsa de contraste y este se va introduciendo poco a poco.
• Durante este proceso, se van tomando radiografías seriadas de la evolución, de esta manera se visualiza si existe reflujo hacia los uréteres/riñón.
• Después se suele pedir al paciente que orine y se obtienen varias imágenes postevacuación.

¿Qué se siente durante el procedimiento?

La prueba no es dolorosa, pero suele ser molesta la introducción de la sonda (algo más en varones que en mujeres).
Se puede sentir frío durante la esterilización y en algunos casos pequeñas molestias o presión en vejiga/abdomen al introducir el contraste.

¿Quién interpreta las imágenes y resultados?

Normalmente el radiólogo es el que informa las imágenes y lo deriva al urólogo o pediatra.

Beneficios y riesgos de la prueba

Beneficios:

• Nos da información detallada en el manejo de anormalidades en las vías urinarias, lo que permite evitar el daño renal.
• Es mínimamente invasiva y las complicaciones son raras.
• Da la suficiente información para tratar la alteración de forma conservadora y evitar cirugía.
• Rápida de realizar.
• El paciente recibe menor radiación que en el TAC.
• Es más barata que la Resonancia Magnética o el TAC, aunque esto a los pacientes no nos importa.

Riesgos:

• Exposición a los rayos X (radiación).
• Reacción adversa o alérgica al contraste (muy poco frecuente).

¿Cuáles son las limitaciones de la prueba?

• No es una técnica adecuada en la valoración de la obstrucción renal.
• No es recomendable realizarla mientras el paciente tiene infección urinaria activa.

Información obtenida de la Sociedad Española de Radiología Médica

[Revisado 4/11/2019]

 

 

Compártelo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. También cumplimos con la nueva ley de Protección de Datos y la RGPD

ACEPTAR
Aviso de cookies