• Realizar la higiene de los genitales del paciente con agua y jabón varias veces al día y lavar la parte distal de la sonda con solución antiséptica.
  • Fijar la sonda de forma que no esté tirante y permita la movilización del paciente.
  • Cambiar la bolsa una vez al día, y siempre que sea oportuno.
  • Que la bolsa no toque el suelo.
  • Que la bolsa esté a una altura inferior a la vejiga.
  • Tras 7 días de permanencia de la sonda, controlar la posible aparición de infección.
Precauciones adicionales al movilizar a un enfermo sondado:
  • Pinzar la sonda.
  • Procurar que la bolsa quede siempre por debajo de la vejiga.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. También cumplimos con la nueva ley de Protección de Datos y la RGPD

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest