Empiezo comentando tres premisas
que creo básicas:

1) Ante todo quiero recalcar que
lo que aquí expreso es una opinión personal, que a mi entender creo fundada,
pero que me encanta que me la rebatan para verlo con otros ojos… quizá más
acertados…

2) Me repito como el ajoaceite…
soy un convencido defensor de la sanidad pública, pero defensor respetuoso con
todo y todos (a mi entender) como  expuse
hace dos post.

3) Que creo también necesaria a
la sanidad privada y que debe complementarse con la pública, pero que esta
última es imprescindible y que sea, como dicen los niños, “la más
mejor”.

Habiendo sentado las bases, quiero
comentar que según lo que leo en twitter los últimos días, parece que la
sanidad pública española era maravillosa, perfecta, ideal, excelente,
portentosa, fascinante, admirable y no sé cuantas cosas más hasta que han
llegado los recortes y más aún el intento de privatización de la misma, vamos
que teníamos una sanidad de color ROSA.
Según muchos amigos/compañeros se
va a transformar o se ha transformado ya en un auténtico desastre, una sanidad
mala, execrable, injusta, cruel, ineficiente, insuficiente, etc. articulada
demoníacamente por los que nos gobiernan para intereses privados… es decir…
una sanidad NEGRA.

Yo nunca he sido de ROSA,
no porque fuera de niñas, en absoluto, simplemente porque como se suele decir
“pa gustos colores”, pero tampoco he sido de NEGRO, me ha parecido muy fúnebre, aunque estilice. Eso sí, tengo mis
camisetas y polos tanto de color ROSA como de color NEGRO, pero también los tengo de otros colores, porque el abanico
de colores es muy amplio y hay muchos tonos para vestirnos, para
vestir las cosas
… hay días y cosas de ROSA, hay días y cosas de NEGRO, como los hay de VERDE, AZUL, ROJO,
etc.

 
 Es más, dentro del ROSA
hay mil tonos, igual que dentro del resto de colores, no así del NEGRO, que por definición es la
ausencia de color.
 

Puede que la sanidad pública que
viene aparentemente vaya a ser peor que la que había (por desgracia), aunque
yo no diría que es NEGRA diría que
es GRIS, no sé como de intenso, pero GRIS. Lo que tengo claro es que la sanidad
que había no era ROSA, ni mucho menos, por lo menos desde el punto de vista
de los pacientes. Sin orden ni concierto se me ocurre decir:
  • Listas de espera quirúrgicas han habido siempre… de hecho en el 2005 (sin incluir datos de la Comunidad de Madrid) eran comparables a los actuales. (Fuente: MSSSI; Infografía: El País)
 
 
  • Las listas de espera para acceder a determinadas especialidades no han bajado en los últimos años. (Fuente: MSSSI; Infografía: El País)

  • Las listas de espera para pruebas diagnósticas ya existían con un tamaño enorme hace años.  (Fuente: MSSSI; Infografía: El País)
  • La desgracia (y que a nadie nos toque), sin entrar a valorar el porqué, de las negligencias médicas, ha estado estable en los últimos años. Es más, con la concienciación a denunciar ahora que no existía antes, el incremento es mínimo (Fuente: Asociación El Defensor del Paciente; Infografía: Bruna Abogados)
 
 
  • Las peonadas y trabajos de los
    médicos de muchas horas seguidas, por ejemplo 24h, ya se producían hace años…
    ¿Eso realmente permite desempeñar bien su trabajo?, ¿están “frescos”
    para atender bien al paciente? Y no sólo me refiero frescos en cuanto a
    capacidad de conocimiento, que por supuesto debería entender que sí, me refiero en cuanto a ánimo
    para dar el apoyo y “cariño” que un enfermo se merece.
  • El número de camas por cada mil
    habitantes, ya era bajísimo con respecto a Europa hace años. (Fuente e
    Infografía: Redacción Médica)
  • Los profesionales, pese a lo vocacional de su trabajo, se merecen salarios acordes al nivel de preparación que tienen, que en nuestro país es altísimo. A mi entender, las retribuciones medias ya en años anteriores dejaban bastante que desear. (Fuente e Infografía: Redacción Médica + fems)
  • Los niveles de satisfacción de los pacientes se han mantenido constantes en los últimos años. ¿Bueno o malo?… Como la botella… según se vea medio llena o medio vacía. (Fuente: Publicación de Excelencia Sanitaria)
 

  
No me quiero extender mencionando los
tiempos de espera en urgencias, a ambulancias y servicios de emergencia,
rehabilitación, intervenciones ambulatorias, etc. entro otras cosas, que no es que siempre fueran de color ROSA en los años recientes de nuestra sanidad pública.

Señores, no hemos tenido una
sanidad ROSA
nunca, seamos críticos con lo que viene, pero también debemos serlo con lo que
hemos tenido, que ahora nos parece maravilloso.
Esforcémonos en poner las bases
para que la nueva sanidad que nazca sea auténticamente ROSA. Es fácil, y me incluyo,
decir “lo están haciendo mal”… y como cuesta decir “lo
estábamos haciendo mal”. Goethe dijo que “El único hombre que no se
equivoca es el que nunca hace nada”.

ESTA VEZ SÍ… ENTRE TODOS PINTEMOS EL FUTURO DE NUESTRA SANIDAD DE ROSA

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. También cumplimos con la nueva ley de Protección de Datos y la RGPD

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest