El otro día pasé por la puerta de una clínica (privada, aunque esto es no es relevante) y me acordé de un artículo fundamentado que leí sobre el símbolo que representa la medicina, ya que el que había en la puerta de la clínica no era el “correcto”. Voy a tratar de recopilar la información del texto que leí para vuestro conocimiento… 
Originalmente
se considera símbolo de la Medicina al báculo o vara
de Asclepio
(según la mitología griega) o báculo o vara de Esculapio (según mitología romana). Asclepio y
Esculapio son dos nombres del mismo Dios.  


Ha sido tradicionalmente el símbolo de la medicina científica (con lo que los homeópatas no deberían usarla ;)) y consiste en una serpiente entrelazada
alrededor de una vara larga y fina con un nudo en el extremo superior. Se ha “estandarizado” su uso según los valores Unicode (estándar
internacional de codificación de caracteres) con el número U+2695.
 

 Símbolo Unicode U+2695 del báculo de Asclepio

Realmente el
símbolo es la combinación de dos elementos que ya en la antigüedad se usaban
juntos o por separado: la serpiente y el báculo.
La serpiente 
El
hombre ha relacionado a la serpiente con el rejuvenecimiento (por la muda de la
piel normalmente en primavera), la sabiduría, la fertilidad, la salud y la
prosperidad. No tendremos en cuenta aquí la connotación negativa de la
serpiente en Adán y Eva. 
Ya
desde el año 3000 a.C., se denota la importancia de la serpiente asociándola
con la estrella Alpha Draconis de la constelación Draco (dragón = serpiente con
alas), que para algunos era la  estrella Polar y para otros la estrella
Thuban. En cualquier caso, muy importante, entre otras cosas, para guiarse y
situarse cartográficamente.
Hacia
el 1600 a.C., los cretenses rendían culto a la Diosa minoica de las Serpientes
en el Palacio de Cnosos y le atribuían
propiedades curativas. (Hay quién dice que no era una diosa y era la
representación de una sacerdotisa. Todo viene de los descubrimientos
arqueológicos de Arthur Evans en 1903).

 Diosa de las serpientes, 1600 a.C. (Museo Arqueológico de Heraclión)

Los egipcios
adoraban a la Diosa Renenutet a quien representaban como serpiente y, también,
le atribuían propiedades curativas o a la Diosa Wadjet (Uadyet), que podía
transformarse en serpiente y era la Diosa protectora del Bajo Egipto, que junto
con la Diosa Nejbet (Nekhebet), protectora del Alto Egipto, formaban parte de la
nomenclatura real de los faraones con el título de “Las Dos Señoras”. Ambas
figuraban en la frente de los faraones (Ureus), como diosas protectoras, como
se aprecia en la imagen de Tutankamón. Resumiendo, el reptil entre los
egipcios era símbolo de sabiduría, inmortalidad, fortaleza y protección.
Representación de la Diosa Renenutet con cabeza de serpiente
Amuleto Diosa-Serpiente de oro encontrado en el cuello de la momia de Tutankamón (1327 a.C.)

Máscara mortuoria de Tutankamón con el Ureus arriba  (1327 a.C.)

Muchas
religiones históricas han rendido culto a la serpiente y le han conferido
poderes curativos, siendo símbolo de la Perfección y Sabiduría divinas, y representando
siempre la Regeneración psíquica y la Inmortalidad. Así, por ejemplo, en Babilonia
se rendía culto a la pitón; los indios de América del Norte rindieron tributo a
la serpiente de cascabel; los aztecas y los mayas, a la serpiente emplumada; los
indios del Amazonas a la anaconda; los budistas a la cobra, etc.

Hay multitud de similitudes en la historia de la serpiente con elementos
de vida como el cordón umbilical… pero como decía aquel, eso es otra historia y
además no me quiero enrollar.

El báculo 
El báculo o
la vara, es de ciprés, árbol
considerado sagrado por su longevidad, lo que originó que se le llamara “árbol de la vida“. Es el símbolo por excelencia de la profesión médica. Tiene, además,
un nudo en su extremo superior, que indica las dificultades de la ciencia.

Las primeras
representaciones de la vara datan de Mesopotamia y Egipto. Así, hacia el año 2600 a.C., aparece en la tumba del médico y dentista egipcio Hesire (Hesy-Ra). También el médico de
la corte Irj, en su sepulcro de
Gizeh, se le representa con un
bastón, por lo que desde entonces, se
considera a la vara, como símbolo de autoridad y sabiduría, cualidades propias
del médico.

 Relieve de Hesire (III Dinastía). Museo del Cairo 

Unión de la
serpiente y el báculo
 
En la mitología
griega Asclepio
o Asclepios (Esculapio para los romanos)
, fue el Dios de la Medicina y la
curación. Era hijo de Apolo y de la mortal Coronis (Corónide).
Asclepio proviene del griego aspala, que significa topo, animal al que
se le atribuían fuerzas curativas mágicas.

 Extracción de Esculapio del vientre de su madre Coronis, por su
padre Apolo. Relieve en mádera de la edición “De Re Medica”, de
Alessandro Benedetti.

Os recomiendo que leáis la historia mitológica de Asclepio (no voy a
enrollarme en eso), pero es un “cuento” fascinante. Al margen de la mitología,
Homero cuenta en la Iliada que Esculapio sí existió y que vivió en Tesalia, en
el siglo XII a.C., nos lo describe como un guerrero que participó en la guerra
de Troya junto con sus hijos Podalirio y Macaón.
Escultura Asclepio encontrada en el Asclepion de Epidaurus (replica del 160 d.C. a partir de un original del s IV a.C.)

Según cuenta la leyenda, al estar Esculapio en casa del pescador Glauco, quien
estaba mortalmente herido por un rayo de los Centauros, apareció en ese momento
en la habitación una serpiente y Esculapio la mató con su bastón; se presentó entonces
una segunda víbora con unas hierbas en el hocico, las cuales introdujo en el de
la serpiente muerta, reviviéndola. Esculapio dio las mismas hierbas a Glauco y
lo curó. Es así como Esculapio salvó a su paciente de la muerte y lo curó de la
enfermedad, manifestando sus poderes “médico-mágicos”.

 En la mitología griega, Esculapio enviaba sus poderes sanadores a
través de la serpiente, la cual lamía la parte enferma en sueños, por eso la
costumbre de los pacientes de dormir en sus templos era común.
Esculapio
utilizaba los poderes de la serpiente para curar enfermos y para resucitar
muertos. Hades, Rey de los Infiernos, molesto por la reducción de los enviados
a su reino fue a quejarse del uso que Esculapio hacía de la serpiente. Zeus optó por
anular la capacidad de la resurrección a la serpiente, dotándola solamente de
la sanación. De ahí su estrecha relación con el mundo médico. Además fulminó al
médico-dios con un rayo, convirtiéndolo en la constelación Serpentario.
Esculapio
se hizo tan famoso que acudía a él gente enferma de todo el mundo antiguo para
ser curada ya sea por el método de hierbas y dietas mágicas o por operaciones
quirúrgicas.
Los
miembros de la familia de Asclepio también ejercían funciones médicas, así, su
mujer, Epíone,
calmaba el dolor, su hija Higea era el símbolo de la prevención (como curiosidad, de
ella proviene el término “higiene”), su hija Panacea
era el símbolo del tratamiento, su hijo Telesforo era el símbolo de la convalecencia y sus hijos
Macaón y Podalirio eran dioses protectores de los cirujanos y los médicos.

Luego de su muerte, fue inmortalizado en la leyenda mitológica y venerado
como Dios de la Medicina en Atenas, Corinto, Epidauro, Cnidios, Cos y Pérgamo
en diferentes templos llamados Asclepeion en honor a su nombre griego.

Incluso renombradas familias de médicos remontaban hasta el Dios sus
árboles genealógicos y se daban el nombre de Asclepiades (Hipócrates de Cos, pertenecía a una de ellas y se formó en parte en el Aclepeion de Cos).

[Es obvio que todo relato mitológico tiene diferentes versiones y no
digamos interpretaciones. Yo he “tomado” la más extendida y porque no decirlo,
la que más me gusta]

La adopción
de la vara de Esculapio como símbolo médico
 
En 1899 los médicos de la armada belga la pusieron en sus uniformes; el
31 de agosto de 1902 fue adoptada oficialmente por el Cuerpo Médico de los Estados
Unidos, en sustitución de la “Cruz de San Juan” (blanca sobre rojo, similar a
la Cruz de Malta).
 Bandera de la Orden de la Cruz de San Juan

Actualmente, se usa como emblema médico en la mayor parte de los países.
Así la O.M.S. la usa desde su fundación en 1947.

Logo de la O.M.S. con el báculo de Asclepio
Confusión con el caduceo
de Hermes
 
Es común caer en el error confundiendo la vara de Asclepio/Esculapio con
el caduceo (es un vocablo de origen griego que significa “vara de olivo
adornada con guirnaldas”) o con el báculo de Hermes (según los griegos) o Mercurio
(para los romanos). La diferencia y la peculiaridad del bastón de Esculapio
está en que no tiene alas y sólo asciende una serpiente por la vara. En el de
Hermes hay dos serpientes y el bastón es alado.
Caduceo de Hermes/Mercurio

En su
origen, el caduceo constaba de una rama de olivo y dos hebras de lana, las que
sucesivamente fueron sustituidas por dos cintas blancas y luego por dos
serpientes enlazadas, que en la parte superior se miran de frente una a otra.
La rama de olivo también ha sufrido modificaciones, cambiando a una vara con
dos alas extendidas. 
Sin
extenderme tanto en su origen mitológico (también os recomiendo leerlo) os
contaré que el caduceo de oro provenía de cuando Hermes encontró en el Monte
Citerón a dos serpientes que se peleaban, arrojó en medio de ellas su varilla
para separarlas y vio cómo, sin hacerse daño, se enroscaron y se entrelazaron
alrededor de la vara, de tal manera que la parte más elevada de los cuerpos,
formaba un arco, siendo por esto una vara de poder y de paz
(“mágica”). Las alas provendrían del pileus (o casco) con alas
anchas que portaba Hermes para protegerse de la lluvia o de las sandalias con
alas que usaba para volar. Aquí algunos que sí lo asocian a la medicina
relacionan las alas con que los médicos van de un lugar a otro a curar enfermos
dónde se les necesita, siguiendo la máxima curare tuto, cito, et
jacunde
(curar todo, pronto y, placenteramente)… realmente no era por esto.
  Representación del Dios Hermes

Las dos serpientes
entrelazadas del caduceo, entre otras cosas, representan el número 8 y son el símbolo del
equilibrio entre fuerzas antagónicas. Además, representan el eterno movimiento
cósmico, base de regeneración y de infinito. Es la verticalidad formal del
símbolo del infinito. El caduceo, se utilizaba principalmente como un
estandarte de los comerciantes. Pues ellos se identificaban con la naturaleza
de este Dios, ya que se encontraban siempre en el viaje y en el camino,
andando con alas de un lado a otro ofreciendo sus mercancías. Eran ellos
embajadores de Hermes o Mercurio. Sin embargo por su alto parecido con la vara de
Esculapio se originó una grandísima y milenaria confusión.

Por si no queda claro, la definición de la RAE de caduceo es clara y
alude al comercio

El caduceo
de Mercurio se empezó a usar como emblema de la medicina cuando Sir William Butts (1486-1545), médico de Enrique VIII de Inglaterra (1491-1547), lo puso en
su escudo nobiliario; en 1538. Más tarde, el editor alemán Froeben, lo utilizó en la
portada de la edición griega de la obra de Hipócrates, impresa en Basilea y
traducida por Janus Cornarius; en el mismo año, el caduceo también figuró en la
portada del diccionario y enciclopedia hipocrática de Anuce Foes, en la ciudad
de Metz; tres siglos después, la casa editorial de libros médicos J.S.M.
Churchill, lo usó como distintivo.

En
1818, el Cuerpo de Sanidad Militar de los Estados Unidos de América adoptó como
emblema oficial (por confusión), el Caduceo de Hermes, cosa que hiciera que el
“fallo” se extendiera.
Actualmente
son muchos los hospitales, clínicas, organismos, editoriales, etc. siguen
usando el caduceo de Hermes como símbolo (equivocado) de la medicina. No
obstante, se encuentra tan generalizado que popularmente la gente lo confunde e
incluso lo acepta como válido. 
Otro
tema es la Copa de Higia o símbolo de las farmacias, que tiene relación con la
hija de Asclepio (Higea) que preparaba los remedios y los venenos… pero eso
lo dejaremos para otro momento…

  Copa de Higia (Símbolo de la farmacia)
Notas:
– No se fíen mucho de las referencias históricas de la Wikipedia, que tiene muchos errores.
– Gran parte de las narraciones son mitos y como tales no son totalmente fundamentados y son interpretativos. Más aún cuando hablan de dioses y sus descendientes.
– Los nombres propios de la Antigüedad difieren según transcripciones.
– Las imágenes han sido obtenidas a través del buscador de imágenes de Google.
– POST HISTORIA DE LA MEDICINA 5.

Referencias:
– Adjunto el artículo básico en el que está fundamentado mi resumen. Es de Guillermo Murillo-Godínez. Al pie del mismo la extensa bibliografía cosultada. Además he buscado información mitológica adicional en la red.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. También cumplimos con la nueva ley de Protección de Datos y la RGPD

ACEPTAR
Aviso de cookies