Plasmo en un post lo que ya he
expresado a través de twitter

Últimamente están brotando más noticias
sobre la “privatización” de la
sanidad
pública, afectando sobre todo a hospitales de la Comunidad de Madrid,
aunque no son los únicos…

Este número de noticias se han
visto incremento con dos eventos que se han producido en los últimos días, la adjudicación de la gestión de otros tres hospitales al grupo HIMA San Pablo y el desgraciado
accidente  de la Delegada del Gobierno en Madrid, que, aprovecho para desearle una pronta y total recuperación.

Los que me conocéis, sabéis que
soy totalmente contrario a la privatización de la sanidad, por multitud de
motivos, no excluyentes con que creo debe existir una sanidad privada…

Sabéis que en mi familia muy
cercana, hay médicos que ejercen en la sanidad pública y que yo he trabajado de
ingeniero mucho tiempo en relación con la sanidad, por todo ello, y sobre todo
porque he sido paciente (y por desgracia lo soy), creo que es un error
privatizar la sanidad y que no se debe hacer
… creo tener el suficiente
criterio para poderlo valorar y ser defensor acérrimo de la sanidad pública.

No obstante, la sanidad pública
debe aprender también determinadas cosas de la privada, es más, creo que se
deben complementar en determinados temas…

Además no creo que para defender
la sanidad pública, debamos criticar la sanidad privada (si debemos criticar la
privatización de la pública, pero no son lo mismo las dos cosas).

No obstante, esto no es el tema a
tratar en este post, el tema es James
Bond
, que se me ha aparecido en sueños después de ver los
comentarios en prensa, foros y principalmente, en twitter (que frecuento mucho)
deseándole determinados “males” a la Sra. Delegada del Gobierno, por
ser una de las activas defensoras de la privatización de la sanidad madrileña.
Es cierto que muchos de los comentarios no le deseaban estos “males”,
pero en mi humilde opinión, tampoco eran acertados o estaban fuera de lugar. No
seamos oportunistas sobre las desgracias ajenas. No hay que ser vengativo, ni
desear el mal a nadie, seamos nosotros mismos y defendamos lo nuestro por
nuestras virtudes, sin mentar a nadie (y menos en estas circunstancias)…

La privatización de la sanidad
guarda relación con las declaraciones de esta señora, pero no con su
desgraciado accidente. Por eso como bien dice James Bond al pedir su Martini: “Mezclado, …no agitado”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. También cumplimos con la nueva ley de Protección de Datos y la RGPD

ACEPTAR
Aviso de cookies