Os posteo la historia del amigo Guillermo de
Argentina, tal cual me la envió:

 
Hola,
soy Guillermo, de Argentina, tengo 36 años y les paso a contar mi historia.
Espero no aburrirlos con mi relato y compartir y comentar sobre este odioso
tema urinario.


que hay enfermedades y problemas mucho más graves que esto, pero los que
sufrimos problemas en nuestras vías urinarias sabemos de lo molesto, irritante
y doloroso que suele ser.

Todo
comenzó un Sábado frío de Junio del 2010. Me acuerdo la fecha porque estaba
mirando un partido del Mundial de futbol cuando me hice una escapada a una
guardia (Por lo que leí en España le dicen Urgencias, aquí le llamamos Guardia)
por un dolor en la boca del estomago. Sufro de Colon Irritable por lo que suelo
tener molestias gástricas y fui para que me recetaran algo. Generalmente, por
lo menos aquí en Argentina, si no es muy grave, los médicos te envían a casa
muy rápido, pero justo el médico que me atendió me mando a hacer en el mismo
momento una Ecografía porque quería descartar que tuviera cálculos en la
vesícula (lamento no haber tenido eso ya que te operas y no te vuelven a salir
nunca más en la vida ya que te sacan la vesícula)

Fui
tranquilo, sabiendo que no era así porque mi padre tuvo cálculos en la vesícula
y yo no tenía esos síntomas. Llegó mi turno, recuerdo estar apurado porque
quería llegar a mi casa y tirarme en la cama calentito a ver futbol del
bueno….Todavía recuerdo las palabras del Ecógrafo que me cambiarían la vida
“Vos tenéis problemas en los riñones?” me pregunto, NO, fue mi
respuesta, a lo que me contestó “Porque acá veo un cálculo” Era el
riñón derecho y media 2,5 mm. Miren mi ignorancia con respecto al tema que
pensé que lo tendría que tratar con un Nefrólogo a lo que el médico me dijo
“No, anda a ver a un Urólogo”

Horarios
laborales y mis obligaciones de padre hicieron que eligiera un medico en el
Sanatorio Dupuytren, vió la ecografía y me dijo “Toma mucha agua, va a
salir solo, otra cosa no se puede hacer”

Como
soy un tanto paranoico con los temas médicos, mucho más desde que soy padre, el
primer cambio que me produjo el cálculo fue vivir con una botellita de agua
encima. Tomo más de tres litros de agua por día (eso ha sido clave, ya que
según mi doctor actual, eso me evita tener cólicos y que los cálculos sean
todavía mas grandes). Donde quiera que vaya, voy con mi mochila y una botella
de agua dentro.

Un
día siento una molestia leve en la zona inguinal y en las piernas, mayor fue mi
sorpresa cuando fui a orinar y mi orina era de color rosado. Volví a la
guardia, otra vez una ecografía y oh! había un cálculo en el otro riñón. 

Mi
Urólogo me envía a hacer un estudio llamado “Metabólico de litiasis
renal” tuve que juntar orina en dos recipientes entregados por el
laboratorio, tomar unas pastillas de calcio y volver a juntar orina, eso sumado
a análisis de sangre arrojo como resultado que los cálculos me los produce el
“Oxalato de calcio” por lo que una Nutricionista me dio una dieta en
la que debía dejar de comer con sal y bajar un poco la ingesta de calcio. El
calcio es muy fácil de dejar de ingerirlo, pero comer TODO sin sal es un poco
complicado.

Una
de las cosas que más me molesta de este problema de salud llamado
“Litiasis renal” es que me realicé muchas ecografías, y siempre el
resultado era distinto y nunca voy a entender el porqué. A veces salían más
cálculos, a veces menos, a veces más grandes, a veces más pequeños, a veces en
un riñón, a veces en otro o a veces en los dos, pero nunca los orinaba.

No
me terminaba de convencer el médico, porque cada vez que iba solo me mandaba
una Ecografía, sentía que no me prestaba atención así que cambié tanto de
doctor como de sanatorio, esta vez elegí el Sanatorio Mitre, el doctor paso a
ser doctora y cuando le explique mi caso lo primero que me dijo fue: “Yo
no soy amiga de las ecografías, pueden mostrarte un cálculo como puede que no y
las medidas nunca son exactas, te voy a mandar una Tomografía de pelvis sin
contraste”

El
día que le llevé los resultados me deprimí “Tienes un cálculo de 5 mm en
el Uréter derecho, te lo tengo que sacar”. Y ahí escuche por primera vez
el bendito nombre “Puede que te tenga que poner un catéter como puede que
no, se llama Doble J” y recuerdo que me lo dibujo “Pero quédate
tranquilo que no molesta me dijo, el otro día le puse uno a un chico y al día
siguiente se fue a jugar al futbol” me siguió diciendo. Yo no tenía idea
que era ese catéter así que supuse que me estaría diciendo la verdad, hoy veo
que es imposible jugar un partido de futbol al día siguiente de que te coloquen
un Doble J, no?? 

La
operación era la Ureteroscopia con anestesia raquídea. Me vi todos los videos y
páginas de Internet con respecto a “Anestesia raquídea a Ureteroscopia y a
Catéter doble J” y la verdad, los comentarios me aterraban. 

Jueves
11 de Agosto de 2011 entre a quirófano, me durmieron (Nunca me enteré cuando me
dieron la raquídea) y cuando desperté la Dra. me dice “Ya está, acá esta el
cálculo” No podía creer que algo tan pequeño causara tanto problema. Me
avisa que no hizo falta poner catéter y me manda a la habitación (Iba a quedar
una noche en observación) cuando me levanté la sabana para ver mi miembro que
era por donde habían trabajado veo que de él salía una manguera, la famosa
sonda vesical o sonda Foley… Pase la peor noche de mi vida, la Dra. nunca
paso por la habitación para decirme como había sido todo o para preguntarme
como estaba, me dolía la espalda de estar acostado, tenía la sonda para un lado
y el suero intravenoso para el otro, hacía calor por demasiada calefacción, los
enfermeros estaban de pésimo animo, había dormido de día y de noche no podía
pegar un ojo, estaba incomodo y no veía la hora de irme a mi casa.

Viernes
12 de Agosto de 2011, 10 AM, se acerca un medico a decirme que va a darme el
alta, me receta Ciriax (Ciprofloxacina 500) dos comprimidos durante 7 días y
envía a la enfermera a quitarme la sonda….MADRE MIA!!!!! Grite del dolor,
sientes que te orinas encima y apenas me la quito me agarraron ganas de orinar,
FUE LA PEOR ORINA DE MI VIDA. Ardor, dolor, sangre, me arrodille en el piso del
baño gritando, los primeros cinco días cada vez que iba a orinar era
desesperante, mordía una toalla para no gritar.

El
Sábado 13 de Agosto, tan solo dos días después de la operación tuve mi primer y
por suerte hasta ahora, único cólico renal….Creo que si hubiera tenido un
revolver, me hubiera pegado un tiro. No les podría explicar donde era el dolor
porque estaba en toda mi espalda, en todo mi bajo vientre, en todos mis
genitales. Me acostaba, me paraba, me sentaba, me iba para aquí, me iba para
allá, me ponía en el piso, gritaba…Espero nunca más tenerlo. Se me quitó con
un calmante (no recuerdo cual) y con una bañera llena de agua caliente (tómenlo
como consejo) El Jueves 18 de Agosto ya estaba perfecto, fui a ver a mi
doctora, me mando una ecografía de control y no tenía nada, salí feliz, pero….

En
Diciembre (tan solo cuatro meses después de la operación) me empezaron a
agarrar unas pequeñas molestias al orinar, no era ardor sino como un
cosquilleo, me envía a hacer otra tomografía y que aparece?? Otro calculo en el
mismo uréter, imaginen, salí llorando.

Como
la atención en ese sanatorio había sido tan mala cuando me operé y me había
jurado que nunca más iba a internarme ahí (y también para buscar otra opinión a
ver si de verdad tenía que operarme nuevamente) volví al que me había atendido
por primera vez en el Sanatorio Dupuytren, más que nada por cercanía con mi
casa. Le conté toda la historia y me pidió un urograma excretor para ver si
efectivamente existía ese cálculo en el uréter. El urograma excretor es el
estudio donde te inyectan iodo en las venas y ven tus riñones por contraste.
Cuando le llevo los resultados me dice “Eso no parece un cálculo y no hay
dilatación renal, para mí no es para operar, te voy a seguir controlando”
Solo me dio un diurético para tomar de por vida para que limpie mejor el riñón
al orinar (Diurex 12,5)

Y
así siguió mi vida, ecografías varias, siempre con resultados distintos, nunca
orinando sangre, nunca con cólicos solo que a veces, solo a veces, me daba ese
dolor/molestia en la zona del pubis, y algunas infecciones urinarias, hasta que
un día le pedí que me mandara una tomografía….

No
quise ver los resultados por miedo y vaya si tenía razón, dos cálculos de 4,5
en el riñón izquierdo, uno de 2 mm en el derecho y calculo en el uréter de 6,7
mm y en ese mismo momento me da fecha para sacármelo el día 19 de Abril de
2013. Me informa que si lo puede sacar entero mejor, sino lo romperá y me
pondrá el doble J, le pedí que no y me dijo que si lo requería, lo iba a
colocar.

No
sé como llego ese cálculo hasta ahí ya que nunca me dolió nada ni nunca oriné
sangre, no tengo riñón dilatado, solo tengo molestias varias pero son mas
psíquicas que otra cosa, hasta que recordé el cólico que padecí días después de
mi operación, supuse que ese cólico fue el cálculo bajando hasta quedarse en el
uréter.

Otra
vez el terror, otra vez a ver información en la web (consejo, nunca miren nada
respecto a la salud en Internet, es lo peor porque solo asusta, te terminan
psicopateando aun peor y siempre vuelcan lo más malo que podría pasarte) otra
vez pensaba en una noche fatídica, otra vez la sonda Foley, otra vez el ardor
al orinar, pensaba en los cálculos que tengo en el riñón izquierdo si se les
ocurriría bajar dentro de un mes y quedarse atascados ya que eso haría que
volvieran a operarme otra vez, encima hacía poco había empezado en un trabajo
nuevo y no quería ausentarme.

Días
antes de mi operación me despidieron de mi trabajo y encontré rápidamente otro,
se imaginarán que no le podía decir a mi nuevo empleador a los pocos días de
haber comenzado que me iba a ausentar para una operación así que hablé con mi
médico y le dije que no me iba a operar, me respondió que era mi elección, que
por lo menos me quería controlar los riñones para que no se dilataran. Mis
riñones siempre están bien y funcionan bien, solo tengo alguna que otra
molestia leve a veces al orinar. Como en mi nuevo trabajo me dieron unos días
de vacacionas, decidí sacarme el bendito calculo que tengo desde Diciembre de
2011, me realicé una nueva tomografía y el resultado fue peor, porque el
cálculo aumento a 7,3 mm y no es solo eso, hay otro en el otro uréter de 7 mm y
el doctor que me explico lo siguiente: 

“Hace
mucho que te tendrías que haber sacado ese cálculo, me va a costar quitarlo
porque al estar ahí hace mucho tiempo la zona se inflama y a parte porque está
muy pegado a la vejiga, si yo tardo mucho en sacar ese cálculo no voy a sacarte
el otro porque tienes una uretra y una próstata que pueden sufrir si estoy
trabajando mucho tiempo así que si se complica con uno te tendré que poner un
catéter doble J en el otro uréter para después quitarte catéter y calculo juntos.
No puedo prometerte nada, ni que te voy a sacar los dos ni que te voy a poner
un catéter o dos. Por ahí sale todo perfecto, te quito los dos cálculos sin
necesidad de colocarte catéter como por ahí sale todo mal y te saco solo uno y
te coloco el doble J”.

Le
rogué por favor que no me lo coloque, leo las historias de la gente que lo
tiene y me aterra y mi ritmo de vida no me permitiría llevar uno. Al salir de
mi casa camino cinco cuadras hasta el Bus, una hora y media viajando hasta mi
destino, camino seis cuadras y entro a la oficina, a la salida camino cinco
cuadras hasta el bus, me bajo, corro a tomarme el tren, me bajo en la estación,
camino doce cuadras hasta la casa de mi hijo de cinco años (soy padre separado)
estoy con él, juego, corro, salto, y me vuelvo a mi casa caminando nueve
cuadras y tomando un bus por dos horas y media, creo que con un catéter eso
sería imposible y podría estar días sin ver a mi hijo, eso es lo que más me
aterra, a parte me da miedo tener dolores en el trabajo y tener que ausentarme
o pedir permiso para retirarme.

El
Dr. fue tajante “Yo te entiendo, pero si te lo tengo que colocar, lo voy a
hacer”

20
días antes de la operación, fui a orinar normal como lo hacía siempre y tuve un
dolor insoportable en el pene, no era ardor, era dolor. Terminé de orinar como
pude y al tocarme la zona me dolía demasiado, pensé que sería una infección
urinaria pero era insoportable poder orinar. Yo sentía que tenía una piedra
ahí, en la uretra. Me hicieron estudios, efectivamente tenia infección
urinaria, me medicaron y si bien el dolor disminuyo considerablemente, cada vez
que orinaba sentía una leve molestia y si me tocaba el glande me molestaba y
así anduve hasta que hace unos días, orinando siento como un pellizco, como un
pinchazo de electricidad que duro un segundo y el mirar el inodoro, allí estaba
una de las piedras. La insulté a más no poder, era del tamaño de una pepita de
limón. Fue clave haber orinado ese cálculo ya que eso me salvo del catéter. Y
aunque les parezca mentira, tuve esa piedra en la uretra durante 15 días.

Ahora
quedaba una, al ser solo una piedra la que me tenían que sacar crecía mis idea
de que por ahí me salvaba del catéter.

El
Viernes 28 de Febrero a las 16 horas entre al quirófano, me sedaron, me
volvieron a poner la raquídea y me sacaron el cálculo rapidísimo ya que según
el doctor (mi doctor estaba de vacaciones así que me operó un médico de su
equipo de trabajo) apenas lo toco se desintegro todo.

Fue
una operación totalmente distinta a la anterior, no me pusieron el catéter, ni
siquiera la sonda Foley, estuve 8 horas internado y me fui a mi casa, me
recetaron calmantes pero ni me hizo falta tomarlos, solo tengo ardor al orinar.


que este blog es sobre catéter doble J, pero quería compartir mi historia con
respecto a los cálculos. Sé que de esto no me voy a morir y que hay
informaciones peores, pero los que lo sufrimos sabemos que podes estar de
vacaciones en una playa y de un momento a otro doblarte del dolor e internarte
de urgencia.

Ahora
me quedaron dos cálculos en el riñón izquierdo de 4 y 5 mm y uno en el riñón
derecho de 2 mm y las palabras del doctor que me opero que me dijo “Puedes
tenerlos ahí de por vida, pueden bajar mañana, en una semana, en un mes o en
años y puedes orinarlos o quedarse atascados, con esto nunca se sabe”

Un saludo a todos y fuerza!!

 
Espero mejores Guillermo… gracias por compartir tu historia y en
el blog hablamos mucho de cálculos también, no sólo de catéteres. Ya nos
cuentas como sigues…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. También cumplimos con la nueva ley de Protección de Datos y la RGPD

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest