Ayer, Jueves Santo por la noche salí a dar una vueltecita para ver las procesiones y evidentemente tuve que mear hasta en cinco ocasiones.
Sigo teniendo un latigazo fortísimo a la altura del riñón y mucho escozor al orinar…
Hoy no salgo de capuchino en Viernes Santo, por primera vez en muchos años, no en sí por caminar, sino por qué hacer en el caso de venirme ganas de orinar en medio de la procesión.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. También cumplimos con la nueva ley de Protección de Datos y la RGPD

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest