Pues eso mismo, el tema parece ser que mi madre había echado bastante lejía al WC y había tirado de la cadena pero no lo suficiente y después al mear yo la reacción tiño la orina de ese color.
Aunque la verdad, en el WC no se veía antes de mear el fondo de otro color.
En un principio me habían dicho que podía ser piuria (presencia de pus en la orina), provocada por la teórica infección pero mejor que no sea eso o alguna otra cosa similar.
El caso es que no sé si es lo de la lejía o no, pero desde esa vez el color del resto de micciones, y han sido unas cuantas, es amarillento (no sé si amarillo normal o no, pero por lo menos, no es blanco).
Esperemos que no sé repita…
Buscando por la red a parte de la piuria, pone que puedes orinar color “lechoso” si posees fosfaturia (eliminación, preferentemente renal, del fósforo como fosfato inorgánico) o quiluria (por presencia de grasas en la orina)…
Mejor no buscar más porque si no…, me vuelve a venir a la memoria la tierra de Mordor, aunque no es blanca, es negra, como negro tiene el futuro el doctor Sauron, cada vez más negro…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. También cumplimos con la nueva ley de Protección de Datos y la RGPD

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest