Hoy tenemos una invitada de lujo en el blog, que es la Dra. Alba Oróns que nos habla de la relación médico-paciente. A los que no la hayáis leído en su blog (que vuelvo a recomendar) os chocará el uso de las x para el género como me chocó a mí la primera vez, pero es lo mismo que cuando yo uso @ jeje
 
¿Cuál es el límite que debe existir
entre un médicx y su paciente?  ¿Qué
relación se debería pautar? Una relación ¿formal  o informal? ¿Tan sólo el paciente da valor a
este tipo de relación? Y si es así, ¿cómo nos ven los pacientes?

Son varias las preguntas en las
que he reflexionado antes de escribir este texto. Si lo he hecho es porque
Josiño o más bien debería decir
José – Catéter Doble J,  me ha pedido que escriba un artículo sobre la
relación médicx-paciente , después de una larga conversación que mantuvimos la
semana pasada.

 Quizá no vaya a ser todo lo
crítica que esperan que sea al escribir este artículo , pero intentaré en todo momento, además
de verlo desde el punto profesional, hacerlo de igual manera desde el punto de
vista del paciente, ya que a veces, a las personas se les olvida que los
médicxs también lo somos.

 En tercero de carrera estudié una
asignatura OPTATIVA, eso quiere decir que el/la alumnx se matricula si lo
desea, que tenía por título “Relación médico-paciente”. Recuerdo el primer debate
que allí mantuvimos, hablábamos sobre la toma de decisiones ante la
comunicación de noticias desagradables. Algunxs de mis compañerxs comentaban
que ellxs no eran psicólogos, y que las noticias cuanto más directas mejor. Si
un paciente tiene, por ejemplo, un cáncer terminal, deberíamos sin duda comunicárselo
cuánto antes, siempre y cuando él/ella lo desee; al igual que a sus familiares
con quienes deberíamos en todo momento mantener un trato distante a la vez
que….como era esa palabra que tanto le gusta y tanto se le llena la boca a
algunxs de mis compañerxs….? Ah sí! Debemos ser profesionales en todo momento!

 Dentro del término
lingüístico  profesional encontramos en
su definición un vocablo llamado DEONTOLOGÍA, en este caso, la podemos asociar
a la palabra médica, y tendríamos el conjunto de principios y reglas
éticas  que por si mismas regularan
nuestra actividad profesional. Dentro de las reglas éticas encontramos cuatro
principios fundamentales que son :

 Beneficiencia, Autonomía, Justica
y No maleficencia . Cualquiera de estos principios nos insta a todxs lxs  profesionales de la salud,  a promover los derechos e intereses legítimos
de nuestrxs pacientes, sea cual sea su  raza, religión, clase social ect….suprimiendo  en todo momento nuestros prejuicios hacia
este, y buscando no causar daño ni perjuicio al paciente.

Me pregunto en que momento un
médicx pone en práctica su ética moral cuando olvida por completo que tiene
delante de si a un/a ser humanx, y le comunica fríamente cualquier noticia grave
o no grave?  mientras que estx le habla ,
él o ella sólo visualizan una pantalla de ordenador sin ni siquiera tener un
contacto visual …?

Qué busca en realidad un
paciente? Un buen trato, un trato más humano, más cercano o un buen
diagnóstico? Quizá o más bien, a modo personal , creo que ninguna de las dos
están reñidas.

Creo que lxs médicos tenemos
mucho “poder” y magia para hacer bien a nuestrxs pacientes, y una parte de esa
magia pertenece a nuestras palabras y actos corporales. Nadie se muere por
sonreír, nadie es menos profesional por tocar a un paciente en su brazo y
tranquilizarle, nadie será peor médicx por calmar la parte espiritual de
nuestro paciente. Ahí , estoy segura, reside la verdadera medicina, la unión
entre la mente y cuerpo.

Sin duda, todxs tenemos que
aprender. Lx pacientes por supuesto que también. Debéis comprender que a veces
lxs médicxs están agotadxs, que estar en un hospital o centro médico viendo
enfermxs todo el día también nos hace más “fríos” en algunxs momentos. No es
fácil ver morir a nadie. Pensar que has estudiado durante años y que no puedes
hacer nada en algunas ocasiones, es frustrante. Lxs médicxs también nos
equivocamos porque somxs humanxs e imperfectos. Por eso , creo que llegar a un
consenso entre las dos partes sería tremendamente útil . Utilizar la empatía,
utilizar el sentido común, así como la humanidad entre todxs es sin duda el
camino hacia una buena medicina.

Espero que les haya gustado mi “artículo”
. Sé que hablo demasiado, en este caso, he escrito demasiado,
pero…desgraciadamente soy así, y me cuesta ser parca en palabras. Gracias por
su paciencia y gracias por leerme. Un abrazo a todxs!
 
Un auténtico placer Alba… y sabes que encantado que vuelvas cuando quieras…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. También cumplimos con la nueva ley de Protección de Datos y la RGPD

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest