Las limitaciones en la dispensación farmacéutica de paracetamol, ibuprofeno y otros medicamentos: la visión de un paciente

por | 13 Nov 2019

Últimamente ha llegado a noticias de todos que no podemos comprar paracetamol, ibuprofeno y otros medicamentos sin receta médica. Aunque está afirmación no es del todo exacta. Como se suele decir algo no es noticia hasta que se conoce…

Índice

Antecedentes históricos

No es algo nuevo de ahora, en 1990 se publicó en el BOE la primera ley del medicamento, que se actualizó en 2006 y luego en 2015 con la consolidación del Real Decreto Ley 1718/2010 de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios.
Uno de los puntos importantes de este, era poner freno a que las farmacias vendieran determinados medicamentos (como ibuprofeno, paracetamol, omeprazol, metamizol -Nolotil comercialmente-, vitamina D, algunos antihistamínicos, …) sin receta. La normativa recoge que los profesionales “dispensarán con receta aquellos medicamentos que la requieran”.

 

Si no debían venderse sin receta desde 2015, ¿por qué se seguía haciendo?

Por no culpar expresamente a los farmacéuticos, diríamos que la culpa compartida era de los pacientes por pedirlos y de los farmacéuticos por dispensarlos. Sin estar en la cabeza de nadie, los primeros por egoísmo, comodidad o desconocimiento, los segundos por beneficio económico.
Esto se producía fundamentalmente porque no se habían implementado las medidas de control oportunas para impedirlo. Un ejemplo claro (que no digo que sea la manera positiva de hacer las cosas), es que, en determinadas carreteras, hasta que no se pone un radar que te “caza” y te envían la multa, no moderamos la velocidad y superamos los límites establecidos por la ley. Pues aquí ha ocurrido lo mismo, hasta que no han buscado la manera de cazar a las farmacias y sancionarlas, se ha venido haciendo. Por ejemplo, la OCU denunció en verano de 2008 mala praxis farmacéutica en la dispensación de alguno de los medicamentos comentados.

 

¿Por qué ahora se han dejado de vender?

Debido a la entrada en vigor de la nueva normativa europea contra la falsificación de medicamentos (Reglamento Delegado (UE) 2016/161) que afecta a toda la Unión Europea y el Espacio Económico Europeo; y el Sistema Español de Verificación de Medicamentos (SEVeM).
En España, SEVeM es la entidad jurídica sin ánimo de lucro establecida de acuerdo con lo exigido por el artículo 54 bis de la Directiva 2001/83/CE del Parlamento Europeo y el Consejo, y desarrollado por el Reglamento Delegado (UE) 2016/161 de la Comisión Europea antes comentado.

Los integrantes de SEVeM son: la Asociación Nacional Empresarial de la Industria Farmacéutica (Farmaindustria), la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (aeseg), la Federación de Distribuidores Farmacéuticos (fedifar) y el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF).
La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios también participa, con fines de supervisión del establecimiento y gestión del sistema de acuerdo con lo previsto en el artículo 44 del Reglamento Delegado (también antes comentado). A las reuniones de las comisiones técnicas asisten representantes del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, así como representantes de la Comisión Permanente de Farmacia del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS).
Vamos, que los que deciden son los de la industria farmacéutica, los demás miran y firman para que no se pasen de la raya.
El Reglamento Delegado había previsto un plazo de implantación de tres años a partir de la fecha de publicación de este, es decir, el sistema tenía que estar operativo el 9 de febrero del presente 2019. Ese es el motivo y no otro, por el que ahora han podido controlar fácilmente si se expende o no determinados medicamentos sin receta médica.
Las farmacias que vendan medicamentos que precisen prescripción facultativa sin ella, se enfrentan a una multa que oscila entre 3.000 y 6.000 euros… Y ahora la administración tiene medios para pillarles.

 

Qué dice la normativa nueva de control de medicamentos

Se trata de una iniciativa para aumentar la seguridad y trazabilidad de los medicamentos por medio de dispositivos electrónicos. Su objetivo principal es que no se manipulen los envases, es decir, asegurar los cierres para que no se pueda acceder al contenido y hacer un seguimiento de qué se vende en cada farmacia.
Aunque en España se da poco, en otros países existe/existía un mercado “bastante amplio” de falsificación y distribución de medicamentes falsos, con el peligro que esto conlleva, que se quería controlar y erradicar.

Así, ahora los medicamentos han de presentar un código de 2 dimensiones del tipo Datamatrix que identifique unívocamente y de manera individual el envase. Además, debe ir acompañado de texto informando de:

  • Código de producto, que incorpora el código nacional del medicamento.
  • Número de serie.
  • Número de lote
  • Fecha de caducidad.

 

Además, las cajas de medicamentos han de ir precintadas con lo que se llama un DCM, esto es, Dispositivo Contra la Manipulación, que no es más que un sello o lámina que permite verificar visualmente si el envase de un medicamento ha sido manipulado o no. También admite la normativa que la caja exterior esté pegada o que una sección de esta esté dentada y tenga que ser perforada.

 

Esto se une a la normativa que obliga al prescriptor a consignar en la receta (que solo es válida para una sola dispensación, siendo su validez de 10 días) y en la hoja de información para el paciente los datos necesarios del facultativo prescriptor, del paciente y del medicamento, imprescindibles para la validez de dicha receta.
Además, los envases han de incluir los iconos que identifiquen si es necesaria prescripción o no y de qué tipo:

 

Abuso de medicamentos y campañas de concienciación

El trasfondo de todo esto, o por lo menos lo que se nos dice, es que había un descontrol en la dispensación de medicamentos y que es necesario prevenir la automedicación (en 2018 la OCU hizo una encuesta bastante aclaratoria).
Es básico saber que un uso excesivo de los medicamentos puede traer efectos adversos terribles para la salud y que es básico controlarlo por la seguridad del paciente. Muchas veces, los pacientes no somos conscientes que no siempre a más dosis hay un efecto mayor o más rápido y que existe la llamada ventana terapéutica, que debe ser la adecuada para cada caso y prescrita por los profesionales. Para todos los analgésicos, se debería utilizar la mínima dosis eficaz durante el tiempo más corto posible. Si se puede quitar el dolor con 650 miligramos de paracetamol (que según los estudios es la dosis óptima para molestias generales), no deberíamos tomar un gramo.
Además de los efectos adversos, se están dado casos de que los medicamentos pierdan efectividad en los casos requeridos, como lo que está ocurriendo con la resistencia a los antibióticos por el uso abusivo de los mismos.
Ante el revuelo del caso, fundamentalmente causado por medicamentos digamos “populares” como el paracetamol y el ibuprofeno, muchos colegios de farmacéuticos se han lanzado a hacer campañas de concienciación sobre el tema, por ejemplo esta del Muy Ilustre Colegio de Farmacéuticos de Valencia o esta otra del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid en colaboración con otros colegios de profesionales sanitarios de dicha comunidad.

Hay muchos que pensamos que además de la labor de concienciación, que por supuesto es necesaria y loable, quieren también decir: “oye, que tengo que cumplir la ley y que no vendértelo no es culpa mía” … Antes de que me critiquéis esto, que es solo una opinión, buscad cuantas campañas de concienciación se han hecho desde 2005 hasta 2019, “haberlas, haylas” como las meigas, pero os quedaríais sorprendidos.

 

Qué medicamentos se ven afectados

Como hemos dicho, los que nos vienen a la cabeza son el paracetamol, el ibuprofeno y el “Nolotil” y el motivo está claro, son de los medicamentos más vendidos en España año tras año. Simplemente viendo la tabla de los más vendidos durante el 2018 se observa:

 

 

Si queremos buscar algún medicamento, lo mejor es dirigirnos al buscador de medicamentos del CIMA (Centro de Información online de Medicamentos) de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. También podemos consultarlo aquí perteneciente al Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.
Resumiendo mucho, la lista de medicamentos y productos sanitarios que podemos adquirir sin receta médica sería esta que publica, por ejemplo, el Colegio de Farmacéuticos de Pontevedra.

 

Paracetamol e ibuprofeno

Respecto al caso del paracetamol y el ibuprofeno, encontramos (a fecha noviembre del 2019) para el primero, 143 variantes que necesitan receta y 98 que se pueden adquirir sin receta; y para el segundo, existen 108 variantes con receta y 55 sin receta.
Como norma general diremos que solo podemos adquirir sin receta el paracetamol de hasta 650 miligramos y el ibuprofeno (sin entrar a valorar su controversia beneficio/perjuicio) de hasta 400 miligramos. Esto es, necesitamos receta para el paracetamol de 1 gramo y el ibuprofeno de 600 miligramos.
En el paracetamol existe la excepción, y es que sí es posible adquirir algunas variantes de 1 gramo sin receta, si como máximo llevan 10 comprimidos/sobres. Lo controvertido de esta excepción es que las presentaciones de 10 o menos comprimidos/sobres son marcas publicitarias (por ejemplo: Gelocatil, Dolfin, Panadol, …) y no genéricos, que los encontramos solo en 20 y 40 comprimidos. El propio prospecto de estos fármacos indica en sus primeras líneas: «Este medicamento puede adquirirse sin receta» como se observa en la imagen.

 

 

El problema es que el beneficiado de esto son los laboratorios y el perjudicado, el bolsillo del paciente, ya que, por ejemplo, mientras la caja de 40 comprimidos de paracetamol genérico a la que estamos acostumbrados cuesta unos 2,50 euros, el Gelocatil 1g. de 10 comprimidos se puede adquirir por unos 4 euros, vamos una “clavada”.

 

Desabastecimiento y bajadas de precio

Todo lo anterior está además aderezado con continuos desabastecimientos de algunos fármacos pese a las justificaciones del gobierno.
Y para tirar balones fuera y enmascarar las decisiones, se ha aprobado la bajada de precios para unos 1.290 medicamentos por la entrada en vigor de la Orden de Precios de Referencia de 2019, publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado 19 de septiembre, una decisión que permitirá ahorrar más de 39 millones de euros según las estimaciones del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Algunos de los medicamentos que bajan de precio son paracetamol, ibuprofeno, amoxicilina, omeprazol, salbutamol (Ventolín), dulotexina, fentanilo, Viscofresh, etc.

 

Las conclusiones de un paciente

  • Si se sigue pudiendo vender paracetamol de 1g en cajas de menos de 10 comprimidos. ¿Qué apostamos a que en el 2021 estarán en el top10 de más vendidos estos productos? Eso sí, a precio de oro y al bolsillo de las farmacéuticas. Mucho decirnos qué más uso del genérico y esto hacéis para que se predique con el ejemplo. Los laboratorios LOS MÁS LISTOS y el gobierno VA DE LISTO.
  • Las empresas farmacéuticas están de enhorabuena ante el endurecimiento de los controles, pues ahora podrán introducir en el mercado sus alternativas al genérico a un precio superior. Ya se han puesto manos a la obra para diseñar o promover sus productos con una dosis muy parecida a la “vetada” sin receta, pero distribuida en paquetes con una cantidad menor de pastillas. Está bien que se fomente el uso racional de medicamentos y se vele por la salud de la población, pero vais a provocar que la gente se pase a las marcas publicitarias. Los laboratorios LOS MÁS LISTOS, el gobierno VA DE LISTO y el paciente es TONTO.
  • Vender paracetamol de 1g en cajas de menos de 10 comprimidos sin receta y el resto con receta es como dejar que los coches Smart, Mini u otros pequeños puedan circular a más de 120km/h cuando los demás lo tienen prohibido. El gobierno no tiene claro el concepto de equidad, VA DE LISTO.
  • Con la medida, las clases menos pudientes no acumularán medicamentos porque no se pueden permitir comprar muchas cajas de 10 de paracetamol de 1g, los ricos si podrán seguir amasando su botiquín casero. Los laboratorios LOS MÁS LISTOS, el gobierno VA DE LISTO y el paciente es TONTO.
  • No me vendes paracetamol de 1g, pero me vendes de 500 miligramos. Y como el paciente es TONTO no sabe que 0,5 mg + 0,5 mg es 1 gramo. Yo creo que creen que pensamos como el chiste de las vitaminas, que tomar el doble de dosis de vitamina B6 es lo mismo que tomar una dosis de B12 y que no sabemos diferenciar casos.
  • No vendes ibuprofeno de 600mg y está claro que el paciente no sabe matemáticas y no sabe que una de 400mg y media (200 mg) suman 600mg. Volved a decir que partir pastillas es peligroso porque no tienen la composición correctamente distribuida pese a llevar marca de corte (si fuera cierto que no hay equidistrubución de principio activo no se superarían los controles de calidad). Los laboratorios son LOS MÁS LISTOS y el paciente es TONTO. -¡ojo! que no hay que partir pastillas de ningún tipo, salvo indicación expresa del profesional-
  • El gobierno baja el precio de algunos medicamentos de prescripción obligatoria y deja subir los otros. Otra apuesta, veamos ahora el precio de los publicitados de paracetamol de 1g de menos de 10 píldoras y veámoslo en un año. Sin ser Rappel ya os digo que se van a disparar y no solo el IPC. El paciente es TONTO, los laboratorios LOS MÁS LISTOS y el gobierno VA DE LISTO.
  • Los colegios de farmacéuticos se dedican a sacar decenas de campañas de “no sin receta” en unos pocos meses. De hecho, infinitas más en 8 meses que en 13 años. El paciente es TONTO.
  • La industria farmacéutica se atreve a decir cosas como “Es necesario concienciar a la población de la legislación a la que estamos sometidos los profesionales sanitarios, con el objetivo de reducir la presión a la que en ocasiones estamos sometidos”. ¿Presión? En la vida he forzado ni a médico, ni a mi farmacéutico a que me expendiera un medicamento. Siempre he confiado en su buen criterio profesional. Que puede haber pacientes que piden, pues contra el vicio de pedir, la virtud de no dar. Comentarios como ese nos catalogan poco menos que de mafiosos y por ahí no pasamos. El paciente vuelve a ser malo y TONTO. En la industria farmacéutica son MUY LISTOS.
  • Los colegios de farmacéuticos no han hecho apenas comentarios de hemos metido la pata en las farmacias por vender paracetamol/ibuprofeno/etc. sin receta. La culpa del paciente que se automedica y acumula un botiquín en casa. ¡Hay que poco nos miramos el ombligo y cuánto el bolsillo! Eso sí, el paciente es TONTO, pero además es el malo.
  • ¿Es más grave vender paracetamol e ibuprofeno sin receta y fomentar la teórica sobremedicación o vender agua con azúcar, esto es homeopatía y no solo no medicar, sino que además engañar? El paciente es TONTO y los laboratorios MUY LISTOS.

Corolario 1:
Los laboratorios y su industria derivada son LOS MÁS LISTOS.
El gobierno VA DE LISTO.
El paciente es TONTO.

Corolario 2:
Está claro que, aunque el principio activo sea el mismo, la diferencia es un tema legal y de privilegios. Me llamo laboratorio XXXX y puedo venderlo si lo hago caro y de pocas unidades.

Corolario 3:
Hay medicamentos con receta casi inocuos y hay medicamentos sin receta que habría que controlar. Los medicamentos deben ser siempre bajo prescripción médica en todos los casos (independientemente de si necesitan receta o no). El paciente ni debe, ni tiene los conocimientos para decidir la pauta de su medicación. Más control supone menos riesgo y eso es una premisa básica para la seguridad del paciente.

Nota final:
Por si no ha quedado claro (que me lo veo venir):

  • LA MEDICACIÓN EN CUALQUIER CASO DEBE SER PRESCRITA POR EL PROFESIONAL.
  • NO AL ABUSO DE LA MEDICACIÓN: NI EN LA TOMA, NI EN LA ACUMULACIÓN.
  • SÍ A LA EQUIDAD DE DECISIONES ADMINISTRATIVAS Y POLÍTICAS SIN BENEFICIAR A NADIE.
  • EL PACIENTE DEBE SER EL CENTRO DEL SISTEMA Y DE LA TOMA DE DECISIONES… AUNQUE SEA TONTO (O ESO CREAN 😉).

 

 “Si quieres vivir feliz, no te importe que te crean tonto”

(Séneca)

 

 “Sólo los tontos se adaptan a la vida; los inteligentes tratan de adaptar la vida para ellos”

(George Bernard Shaw)

Compártelo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. También cumplimos con la nueva ley de Protección de Datos y la RGPD

ACEPTAR
Aviso de cookies