Desde hace algo de tiempo vengo sufriendo unos
dolores de cabeza bastante importantes con unas características un poco fuera
de lo normal, ya que aumentan con determinadas maniobras de Valsalva además de
que me afectan al cuello, todo esto los convierte en muchos momentos en
limitantes, todavía más, cuando mi trabajo requiere del uso del intelecto.
Después de haber recorrido diferentes
neurólogos, neurocirujanos, traumatólogos, rehabilitadores y fisioterapeutas y
haberme hecho infinidad de pruebas, incluso algunas muy invasivas como una
punción lumbar, aparte de las habituales resonancias magnéticas, TACs, etc.
realmente no ha habido un diagnóstico claro y lo que es peor, no ha habido una
solución para mi problema…
Resumiendo mucho, está claro que tengo un
quiste retrocerebeloso de cierto tamaño (aproximadamente 9 cm.), dos hernias
discales y dos protrusiones en el cuello. Parece ser, que el quiste es un
hallazgo casual, pese a que algún que otro neurocirujano quería meterle mano y
operarme, con el riego que eso conlleva, ya que no produce descenso de las
amígdalas (conocido como efecto Arnold-Chiari). Esto ha llevado a que los
tratamientos sean conservadores, con medicación y rehabilitación… He probado infinidad de
“drogas” para cefaleas, trastornos epilépticos, problemas neurológicos,
simplemente para dolores, relajantes musculares, diuréticos,… mejor paro porque
si no nunca acabaría, y realmente ninguna me ha acabado de funcionar. También
he probado rehabilitación y todo lo relacionado con los infrarrojos, las
descargas eléctricas del TENS, etc. no me han servido de nada y aquí voy más
allá… dudo que a alguien le sirvan de algo. Con lo que más había mejorado era
con la fisioterapia convencional, hablando en lenguaje coloquial, con los
masajes a mi cuello, eso sí, de manera suave y conservadora. El problema es que
tenía una mejora las horas o días posteriores al masaje y después volvía todo a
su origen.
Lo que arriba he resumido en unas pocas líneas
es un “calvario” de varios años y un túnel del que no he salido todavía. Yo
siempre he tratado y sigo tratando de hacer vida normal y no transmitir a nadie
lo fastidiado que estoy, entre otras cosas, para no hacer sufrir a mi entorno y
para que encima no me afectara a mí psicológicamente cuando me decían “eso no
es nada”, “tranquilo que de eso no te vas a morir” y frases similares. Como
dijo Tácito hace muchos años “Cuando gozamos de salud, fácilmente damos buenos
consejos a los enfermos”.
Sé que este blog lo he empleado para hablar de problemas renales y esa es su finalidad principal, pero me apetecía contar esto y esta era la plataforma más idónea…

Hace unos meses, una conocida a través de mi cuenta de twitter me recomendó que contactara con una clínica de Valencia que
eran especialistas en dolencias de la columna vertebral y las articulaciones y
que utilizaban un sistema de máquinas que en países como Alemania y Estados
Unidos está relativamente implantado y que en España ellos son prácticamente
los únicos que lo están utilizando. La clínica se llama Medical Exercise, está
dirigida por el Dr. Rudolf Binder y se basa en la tecnología MedX.
He de reconocer que al principio dudé un poco
de lo que me contaron porque me reconocieron que no están dentro de lo que se
suele decir “medicina basada en la evidencia”, pero más que esto, lo que ocurre
es que el Sistema Nacional de Salud no lo incluye dentro  de sus tratamientos, cosa que sí ocurre en
otros países. Incluso aquí algunas mutuas de salud en el trabajo lo incluyen
como parte de sus tratamientos de rehabilitación para determinadas patologías
del cuello y la espalda. Para los escépticos como yo de los vendemotos de las
“magias alternativas” como la homeopatía, nada que ver, ya que en esta clínica
son profesionales sanitarios todos: médicos, fisioterapeutas, enfermeros,
especialistas de salud en el deporte, etc., además que todo tiene una base
científica importante que combina la medicina y la mecánica, ya que el
comportamiento de nuestros músculos en muchos aspectos, como sabéis, es pura
física.
El tratamiento es la unión de tres ramas que
son: medical (tratamientos médicos convencionales), exercise (gimnasio con
maquinaria de última generación para estas patologías y con supervisión
profesional) y fisioterapia, las tres unidas por lo que llaman Potenciación Muscular
Selectiva (PMS) como base de los tratamientos. Es obvio decir que el estudio
para cada paciente es totalmente personalizado y así es como lo hicieron
conmigo.
Por no extenderme mucho, diré que he mejorado algo.
Es cierto que no estoy bien del todo, pero tengo claro que soy un caso,
llamémoslo raro, y un tanto especial. Después de ver lo minucioso de los
tratamientos y la profesionalidad del equipo humano que compone Medical
Exercise creo que para muchas patologías de espalada, cuello y articulaciones
puede ser la solución ideal.
Aparte del valor profesional del equipo de
Medical Exercise he de destacar su valor humano y el excelente trato que dan a
todas las personas que pasan por sus instalaciones. Para un enfermo la
proximidad y el cariño son elementos básicos que no tengo la menor duda que ayudan
en su recuperación.
La gente se preguntará si todo es de color de
rosa y que mi post solo son halagos hacia la mentada clínica, pues sí he de
mencionar una parte que si no la puedo llamar negativa, sí que no va en su
favor y es que los tratamientos tienen un coste elevado, pero como se suele
decir… la salud no tiene precio…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. También cumplimos con la nueva ley de Protección de Datos y la RGPD

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest