Eramos pocos y parió la burra. Después del calvario del doble jota, que por cierto no he superado aún, con molestias continuas en mi costado izquierdo. Ahora me acaban de descubrir piedras en el riñón derecho.
Resumo la historia o mejor debería decir la histeria:
El viernes pasado a las dos de la mañana me desperté con un dolor insoportable en el costado derecho (sí, en el derecho), el primer sorprendido fui yo, cuando mi mano se fue instintivamente ahí y no se fue al lado izquierdo que es lo habitual.
Era insufrible y llamamos a un taxi que nos llevara al hospital lo más rápido posible (que por cierto, en vista de las experiencias no sabía a que hospital ir, y al final decidimos ir al 9 de Octubre).
Lo primero que me hicieron fue ponerme calmantes a saco por vena (nolotil, dolantina), no había manera de frenar el dolor, pero poco a poco y con calmantes periódicos se controló.
El caso es que he estado ingresado de viernes a lunes en dicho Hospital y después de varias pruebas diagnósticas, han descubierto que tengo dos pequeñas piedras en el riñón derecho (una de 3,5 mm. en el cáliz renal y otra de 2,5 mm. que es la que se había desprendido y me había producido el cólico.
El médico me ha dicho que ya la tengo a la altura de la ingle (muy cerca de la vejiga) y que al ser pequeña la voy a poder expulsar.
En un principio parece que la piedra no es de cálcio, ya que no se veía en la radiografía, únicamente en el TAC.
Estoy ya en casa, pero a ratos sigo teniendo muchísimo dolor, a ver si expulso esta “drusca” y me alivia.
Me ha dicho el urólogo que baños de agua caliente son buenos para la dilatación del uréter…
Voy contando

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. También cumplimos con la nueva ley de Protección de Datos y la RGPD

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest