Después de haber pasado mi
enésima pielonefritis, creo es el momento de escribir algo sobre ella…
La pielonefritis o infección
urinaria alta
es una enfermedad de las vías urinarias que ha alcanzado la pelvis
renal. Normalmente, los microorganismos ascienden desde la vejiga hasta el parénquima
renal.

La
epidemiología dice que existe mayor probabilidad en mujeres que en hombres,
siendo 12,5 casos por cada 10.000 habitantes para ellas y 2,3 para ellos (yo he
sido afortunado en esto, jeje). También varían según la franja de edad: las
mujeres jóvenes, por su mayor actividad sexual, y los ancianos y niños, por sus
cambios anatómicos
y hormonales.
Además un 1-2% de las embarazadas desarrollan la enfermedad. Hay diferentes
factores de riesgo, entre las que se pueden destacar, por ser más comunes: el reflujo vesicoureteral y la uropatía obstructiva
(sobre todo los cálculos renales).

Los síntomas de la
pielonefritis suelen ser los siguientes:

  • malestar general, inapetencia
    y anorexia;
  • fiebre
    mayor de 39 °C  y que dura más
    de dos días;
  • escalofríos;
  • dolor del costado, de ingle o de espalda
    uni- o bilateral, a veces también abdominal;
  • náuseas
    y vómitos;
  • dolor al orinar;
  • polaquiuria
    y disuria,
    con orina
    turbia y de fuerte olor;
  • hematuria.

Con
los síntomas antes descritos se debe sospechar de una pielonefritis. El
paciente presentará dolor al palpar la zona del riñón y en los análisis de orina se podrán detectar proteinuria,
hematuria,
leucocitos
y bacterias.
En caso de encontrar también cilindros de leucocitos,
significa que la infección ha llegado a los túbulos renales (es el lugar donde
se forman los cilindros). A mí en la orina me salía de todo (menos euros
jajaja). De la orina se realizará un cultivo que revele el microorganismo
causante de la infección. En este mismo urocultivo se podrá realizar un antibiograma
para el posterior tratamiento. Los cultivos sanguíneos suelen mostrar la misma
bacteria.
Se
pueden realizar estudios por imagen del paciente. Así, con una ecografía
abdominal se puede descartar litiasis, situación en la que se puede observar hidronefrosis.
Los estudios radiológicos en los que se puede inyectar por vía intravenosa una
sustancia yodada
para que de mayor contraste al riñón, se observará una excreción de contraste
muy disminuida. A mí en la ecografía me han encontrado 5 piedras (4 en el riñón
malo, el izquierdo y 1 en el derecho… aunque pequeñitas) y algo de
hidronefrosis en el riñón izquierdo.

Los
objetivos del tratamiento son la remisión de la infección
y la reducción de los síntomas agudos, que, generalmente, persisten incluso más
de 48 horas después del inicio del tratamiento. Para ello, lo habitual es
utilizar:
  • Antibióticos
    selectivos para controlar la infección bacteriana. Si la infección es
    grave y el riesgo de complicaciones es alto, los antibióticos se
    suministrarán vía intravenosa. Puede que se necesite estar con antibiótico
    durante un largo período de tiempo. Es necesario realizar un antibiograma
    del urocultivo para administrar los
    antibióticos más efectivos contra las bacterias sin llegar a
    concentraciones nefrotóxicas.
  • Analgésicos
    y antitérmicos, para controlar el dolor, la
    fiebre y el malestar.
  • Líquidos intravenosos (sueros) en los primeros días de
    tratamiento, para hidratar lo mejor posible y acelerar la llegada de los
    antibióticos al riñón.

A mí
me están inyectando goteros de antibiótico, nolotil y paracetamol.

La
mayoría de los casos de pielonefritis se resuelven sin complicaciones después
del tratamiento. En cualquier caso, el objetivo es evitar complicaciones como:
  • recurrencia de la
    pielonefritis aguda, provocando una pielonefritis crónica;
  • sepsis
    o infección diseminada por todo el cuerpo;
  • insuficiencia renal o incapacidad del
    riñón para fabricar orina por el daño severo al parénquima renal.
Os
subo un PDF sobre la pielonefritis en urgencias del Centro Estatal de Información en Salud
de México

También
una presentación de Luís Fernando Flores Medina

 Hay
variantes de la pielonefritis que no son tema ahora, como la aguda, la
enfisematosa, la xantogranulomatosa, la crónica, etc.

Referencias:
http://es.wikipedia.org/wiki/Pielonefritis
http://pielonefritis.org/
http://www.biogaplus.com.ve/

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. También cumplimos con la nueva ley de Protección de Datos y la RGPD

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest