El miércoles 18 de marzo, víspera de mi Santo, me quitan de forma ambulatoria la nefrostomía, por cierto sin ningún tipo de dolor ni nada.
Los que tengáis una, no vayáis acojonados porque no duele en absoluto.
Después hay que tapar y presionar bien los apósitos que tapan la herida porque chorra líquido (supuestamente suero y líquido de contraste).
Por cierto, me lo quitaron en el mismo lugar dónde me lo habían puesto porque querían comprobar que seguía evacuando bien, cosa que parece ser que es así, aunque no todo lo rápido que debería, pero no hay nada perfecto…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. También cumplimos con la nueva ley de Protección de Datos y la RGPD

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest