Hoy os traigo el testimonio de una chica que esta sufriendo problemas renales continuos a partir de unas estenosis ureterales. Espero Cristo que pronto estés totalmente recuperada y finalice este calvario

Hola
!!

Me
llamo Cristo, tengo 26 años y soy de Huelva. Di con tu blog por casualidad y la
verdad es que me he sentido tranquila, comprendida, al comprobar que hay gente
con los mismos problemas que yo. Mi caso ha sido, y es, muy duro y complicado,
me he sentido sola y abandonada por muchas personas que no comprenden el
problema de salud que sufro. Como no es un problema conocido como una gripe o
un cáncer la mayoría de personas que me rodeaban se burlaban de mis problemas e
incluso creían que me los inventaba…. En fin, me gustaría contarte por
encima, muy resumida, mi historia. En el fondo necesito contarla y sobre todo
ser entendida.

Todo
comenzó en noviembre de 2006, tenía 18 años y sufrí mi primer cólico nefrítico.
A partir de ese momento cada semana iba a urgencias, y debido a mi edad siempre
me trataban mal porque pensaban que estaba borracha, drogada, o
embarazada… Hasta que no me hacían la pruebas de sangre y orina no
comprendían que mi queja era cierta. Me hicieron miles de pruebas hasta dar con
el problema. Tenía dos estenosis ureterales en el riñón derecho, una en la
pelvis de dicho riñón y otra en la vejiga, lo que me provocaba infecciones
continuas y reflujo vesicoureteral. Tras dos años de visitas hospitalarias
decidieron operarme la estenosis de la vejiga. Fue una pesadilla, llevaron a
cabo un reimplante ureteral abierto y no usaron anestesia general, solo
epidural. A mitad de la operación se me paso la anestesia y literalmente casi
muero en el quirófano. A partir de este momento todo fue de mal a peor, la
operación fue un desastre, me dieron el alta a los tres días con dos drenajes y
la sonda, a la semana ingrese con una pielonefritis aguda, discutían con mi
familia si quitarme el riñón o no, no sabían que hacer,… se quedaron en blanco.
Al final me dieron el alta y en cada consulta de seguimiento me trataban super
mal, aun no se porque. Mientras tanto mi salud empeoraba, no salía ni de casa,
no podía con los estudios, los ingresos eran más frecuentes, etc. Incluso tenía
problemas familiares por culpa de los médicos, a mi madre le decían que yo no
tenía nada. Finalmente me trasladé al Virgen Macarena de Sevilla, mi nuevo
urólogo lucho mucho para conseguir mi historial que el Juan Ramón Jiménez de
Huelva no querían entregarle. Cuando todo el traslado estuvo completado en 3
meses me operaron de urgencia, el riñón tenía el doble de su tamaño ya que
retenía orina en su interior. En octubre de 2010 me practicaron una
pieloplastia laparoscópica para solucionar este problema. Esta vez todo salió
bien, me colocaron un doble j y viví unos meses de felicidad, aunque duró poco,
tras la retirada del doble j, todo volvió a ser igual. El riñón ya esta dañado,
trabaja a un 20% menos de su capacidad y retiene orina que libera muy
lentamente, por suerte la libera y eso es buena noticia, lo peor es la zona de
la primera operación, está destrozada, el uréter era una tubería, subía toda la
orina imaginable, era como un dedo de ancho. Dentro del riñón se unían la orina
que subía más la que no salía del riñón por su mal funcionamiento. Hace un mes,
el 3 de Junio he pasado por mi tercera intervención, quieren salvarme el riñón
como sea por mi juventud, el lunes me retiran el doble j que llevo puesto. La
verdad que no me siento ni bien, ni mal, estoy igual que antes, mientras que
esté en casa tranquila todo esta bien, en cuanto me muevo, salgo o intento
retomar los estudios, vuelven todos los síntomas. Está es la última opción que
tengo para recuperarme, el lunes, saldré de dudas, si todo sale bien tal vez
pueda recuperar mi vida, aunque con ciertas limitaciones, si no, lo único que
me queda es quitar el riñón. Sea como sea, tengo que ser fuerte, mi única
ilusión es poder llevar una vida “normal”, poder salir y trabajar
como cualquier persona, y sobre todo acabar mi carrera y poder dedicarme a
ello. Son 8 años perdidos ya… y cada día pesan mas y mas. Para colmo, se me
ha dañado un nervio en la pierna derecha por la anestesia, me han mandado un
tratamiento muy fuerte que me tiene dormida casi todo el día. 

Perdona
por todo lo que he escrito, espero no haberte aburrido. Me ha gustado mucho
poder contarle mi historia a alguien que la comprende. 

Un
saludo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. También cumplimos con la nueva ley de Protección de Datos y la RGPD

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest